Low-Code: ¿Por Qué Renunciar a Cosas en el Desarrollo de Software si No lo Necesita? Parte 2 de 3

Si cree que no tiene ningún problema con el desarrollo de software, este blog no es para usted. Pero está bien. Por otro lado, si su empresa está entre las muchas que encuentran dificultades para responder a la creciente demanda de aplicaciones empresariales, está en el lugar adecuado.

Ocurre lo siguiente: según los estudios, el desarrollo de software está en crisis. En la situación actual, un asombroso 50 % de las aplicaciones empresariales no llegan a entregarse o no consiguen cumplir con las expectativas, según una encuesta reciente de IDG.  Por si fuera poco, el 80  % de los ejecutivos de TI afirman que les preocupa enfrentarse a la olla a presión de la transformación digital.

Al mismo tiempo, las mejores plataformas de low-code pueden multiplicar la productividad de los desarrolladores al permitirles crear aplicaciones empresariales personalizadas más rápido que nunca. Entonces, ¿por qué los escépticos no se han convertido? Para algunas personas, es más fácil renunciar a cosas que cambiar. Renuncian a las expectativas y a la diferencia entre un rendimiento ordinario y uno extraordinario.

Pero resulta que muchos están empezando a llegar a sus propias conclusiones en cuanto a las ventajas del desarrollo low-code. De hecho, un abrumador 84 % de las empresas ha optado por el desarrollo low-code para reducir la carga sobre los recursos de informática, para incrementar la velocidad de lanzamiento y para implicar a los líderes empresariales en el desarrollo de activos digitales, según Forrester.

¿Qué es lo que tienen de especial las plataformas de low-code? Para empezar, integran los procesos de desarrollo Agile en los departamentos de TI.Si su departamento de TI es como la mayoría, tiene una cola de proyectos interminable que le obliga a renunciar a cosas para mantenerse a la altura de la demanda. Por supuesto, puede coger soluciones ya hechas para cubrir las necesidades de la empresa, pero entonces chocamos con el problema de la integración.

Se crean silos de datos y los procesos empiezan a acumularse, y antes de que uno se dé cuenta, ha creado un problema mayor del que ya tenía.

Otra posibilidad es optar por crear soluciones propias, a la antigua usanza. Pero aquí muchas empresas se topan con problemas para mantenerse a la altura de las expectativas. Podría intentar contratar más desarrolladores, pero el talento con experiencia escasea y es caro.

¿Por qué el low-code es tan rápido? En una palabra: Sencillez. «Si pudiera resumir [la plataforma de low-code] Appian en una palabra, sería sencillez», afirma Matt Calkins, fundador y director ejecutivo de Appian. «Pero todas las empresas deben acelerar los plazos de entrega de TI sin sacrificar la calidad o acumular más deuda técnica». Por cierto, Appian es la primera empresa de low-code en salir a bolsa.

El low-code elimina la complejidad del proceso de construir aplicaciones a medida, lo que acelera el desarrollo.

Recientemente, la revista «CIO» describió el desarrollo low-code como una «estrategia Lego» para desarrollar software, con herramientas de arrastrar y soltar que permiten a los desarrolladores crear aplicaciones sin escribir código.

En conclusión: las mejores plataformas de low-code ofrecen métodos nuevos y más ágiles para que los departamentos de TI ayuden a acelerar la empresa, para mantenerse a la altura de las expectativas de los clientes y para ofrecer un impacto en el negocio con mayor rapidez.

 

3 maneras en que el low-code acelera el impacto empresarial

  1. Diseño simplificado: en lugar de escribir código, lo que se hace es trazar un diagrama de flujo para definir la lógica de la empresa (incluso aspectos muy complejos de ella), o «arrastrar y soltar» para crear una interfaz, o «señalar y hacer clic» para construir reglas o configurar una integración. Cualquier cosa construida con low-code se puede reutilizar. De manera que, si crea una integración o define una regla para una aplicación hoy, mañana puede agregar en un instante ese mismo componente a otra aplicación.
  2. Colaboración simplificada: como multiplicador de productividad, el low-code es la delicia de los fanáticos de la informática. Pero también facilita que los ejecutivos empresariales y los departamentos de TI colaboren para optimizar el impacto de una aplicación. El proceso de diseño con low-code es visual, es decir, sencillo para los usuarios no técnicos de la empresa, lo que hace mucho más simple la unificación de criterios entre las empresas y los departamentos de TI.
  3. Implementación simplificada: las plataformas de low-code de Appian incluyen funciones de DevOps que simplifican las tareas de implementar, gestionar y modificar las aplicaciones. ¿Quiere implementar esa nueva aplicación para los usuarios de plataformas web, móvil y tabletas con un solo clic? El low-code lo hace posible. ¿Necesita modificar o actualizar una aplicación? Cualquier cambio que se realice surte efecto de forma instantánea, sin periodos de inactividad ni interrupción de las operaciones de la empresa.

El low-code traduce una idea en una aplicación, lo que dota a esta aplicación de una multitud de características que se heredan automáticamente de la plataforma,

Esto incluye funciones tales como seguridad mejorada y paridad multiplataforma, que de otra forma tendrían un coste económico prohibitivo y un coste adicional en tiempo para su codificación. Se pueden considerar como «energía gratis».

También cabe mencionar que las aplicaciones low-code son inmunes a la deuda técnica. Son más sencillas de modificar, más móviles, más fáciles de trasladar a la nube, más integradas y más seguras.

En otras palabras, las plataformas low-code permiten a los usuarios cumplir los requisitos de empresa más restrictivos en lo que se refiere a seguridad, escalabilidad y fiabilidad.Según un estudio reciente de Forrester, las empresas con menos tolerancia a las interrupciones y a la pérdida de datos, así como las que tienen requisitos más exigentes de auditoría continua y certificaciones de seguridad independientes, son las que tienen mayor probabilidad de ejecutar sus principales aplicaciones con low-code.

Algunos Datos Rápidos sobre la Potencia del Low-Code

  • Fiabilidad y Seguridad: La Plataforma de low-code de Appian, por ejemplo, ofrece una fiabilidad del 99,99 % de nivel de servicio. También hay un acuerdo de nivel de servicio opcional que garantiza una fiabilidad del 99,95 %, con un objetivo de Tiempo de Recuperación de 15 minutos (RTO). La seguridad es una característica incorporada en la propia Plataforma de Appian, y su conjunto de aprobaciones y acreditaciones de seguridad no tiene comparación con ningún otro proveedor del sector.
  • Cobertura global: ¿necesita cobertura global para su aplicación? Las mejores plataformas de low-code le ofrecen su protección también en ese aspecto. Los centros de datos de Appian están situados estratégicamente en numerosas regiones y zonas de disponibilidad de todo el mundo. Y la Cloud Security de Appian se ha diseñado para cumplir con los niveles de calidad locales, regionales e internacionales más estrictos. Con las mejores plataformas de low-code, puede alojar su aplicación en cualquier lugar, porque se ejecuta en la nube. También puede alojar sus datos donde quiera, porque la plataforma puede montar vistas de datos unificadas, residan donde residan estos.
  • Movilidad al instante: cree las aplicaciones una vez e impleméntelas en todas partes. La explosión de dispositivos móviles como teléfonos y tabletas en el mundo de la empresa ha creado una oleada de nuevas solicitudes de desarrollo. Y además está Alexa, y los relojes inteligentes, y quién sabe lo que nos espera. Las aplicaciones empresariales modernas deben incorporar la funcionalidad multiplataforma como característica estándar de su diseño. Gracias al auténtico desarrollo low-code, todo sucede automáticamente en segundo plano, sin esfuerzo, programación o recursos adicionales.

¿Necesito una solución low-code (ahora)? Por qué esperar cuando, de todos los obstáculos para la transformación digital, la falta de velocidad podría ser la más difícil de superar.

Otro aspecto a considerar es que quedarse atrás en la curva de demanda de software puede resultar fatal. Pero he aquí el problema: cuanto más profundamente adopte la digitalización, más compleja puede volverse su infraestructura de TI. Además, con el incremento de las expectativas por parte de la empresa y de los clientes, ¿cómo puede su departamento de TI mantener el ritmo? Entonces, ¿cuáles son las señales de aviso que le indican que necesita una plataforma de low-code? He aquí una hoja de referencia.

5 Señales que Indican que Es Hora de Pasarse al Low-Code

  1. Es difícil mantener el ritmo de demanda de aplicaciones por parte de la empresa: su departamento de TI recibe peticiones constantes. La lista de tareas pendientes de TI es larga y no deja de crecer. El departamento de TI se está quedando atrás.
  2. Las aplicaciones heredadas suponen una carga de deuda técnica: las aplicaciones heredadas son un sumidero de eficiencia y de recursos de TI, tienen al personal con talento de TI encargándose constantemente de actualizaciones y parches y suponen un peligro para el cumplimiento de regulaciones.
  3. Se invierte más tiempo en mantenimiento que en innovación: como hay que mantener los sistemas y aplicaciones heredados en marcha y en correcto funcionamiento, la mayor parte de los equipos de TI consumen el 80 % de su tiempo en mantenimiento, y solo el 20 % en innovación. Y cuando se dedica demasiado poco tiempo a innovar se genera el problema del «software en la sombra».
  4. Los empleados no esperan al departamento TI. Crean sus propias soluciones —que no son parte de la arquitectura del sistema— en un mundo de «software en la sombra» que añade aún más complejidad a su negocio.
  5. Los recursos de desarrollo escasean: necesita urgentemente programadores de software. Y de los mejores. Pero cada vez es más difícil encontrarlos y conseguir que se queden.

Si algo de esto le suena, su empresa podría ser una buena candidata para una plataforma de desarrollo low-code.

La sabiduría convencional dice que es imposible avanzar sin hacer renuncias, así que renunciamos a la calidad o a escoger ciertas herramientas para resolver un problema. Renunciamos a nuestros estándares y expectativas. Y lo mismo se aplica al desarrollo de software. ¿Cuántas veces se ha visto obligado a escoger entre desarrollar software a medida correctamente o hacerlo rápido?

Imagine todo lo que su empresa podría destacar entre la competencia si no tuviera que renunciar a nada. Esa es la magia del low-code.

(Le esperamos la próxima semana para el episodio final de esta serie de tres partes sobre el valor de negocio del  desarrollo low-code. Eche un vistazo a la primera parte aquí).

 

Suscríbase al Semanal de Appian