Automatización inteligente: ¿nos quitará el trabajo o lo mejorará? (Parte 1 de 2)

Morgan Frank, investigador del MIT Media Lab y coautor
Morgan Frank, investigador del MIT Media Lab y coautor de "Small Cities Face Greater Impact from Automation" (Las ciudades pequeñas se verán más afectadas por la automatización).

(Esta entrevista con Morgan Frank, investigador del MIT Media Lab, se publicó por primera vez en diciembre de 2018. Desde entonces, se ha convertido en una de nuestras publicaciones más populares, así que decidimos actualizarla y publicarla de nuevo como una serie. Esperamos que la disfrute).

Las ciudades pequeñas (con menos de 100 000 habitantes) se verán más afectadas por el boom de la automatización inteligente y otras tendencias disruptivas. Eso afirma el investigador del MIT Morgan Frank (@mrfrank5790), coautor de un innovador estudio llamado "Small Cities Face Greater Impact from Automation" (Las ciudades pequeñas se verán más afectadas por la automatización). Resulta que las urbes de menor población suelen tener una cantidad desproporcionada de empleos administrativos y rutinarios como cajero o aquellos del sector de la restauración, los cuales compiten directamente con la automatización.

La buena noticia es que la integración de la automatización inteligente comportará beneficios en todos los ámbitos, pero la clave es adoptarla de una manera que no deje de lado a las personas. Frank nos recuerda lo difícil que es predecir el impacto que tendrá la tecnología en los trabajos. Según él, deberíamos centrarnos más bien en los aspectos que hacen que nuestros trabajadores sean menos vulnerables a las tendencias disruptivas. En este punto, la recapacitación de los trabajadores en riesgo juega un papel muy importante.

Estas son algunas cifras: para el año 2030, hasta 375 millones de trabajadores, o aproximadamente el 14 % de la fuerza laboral global, puede que necesiten cambiar de la sector ocupacional debido al impacto de la digitalización, la automatización y los avances en inteligencia artificial en el mundo del trabajo, según el informe de McKinsey Global Institute: "Jobs lost, jobs gained: Workforce transitions in a time of automation" (Empleos perdidos, empleos conseguidos: la transformación de la fuerza laboral en la era de la automatización).  Este estudio señala que las habilidades que buscan las empresas cambiarán, y esto afectará enormemente a las carreras profesionales de los trabajadores.

En una reciente entrevista con el Banco de la Reserva Federal de Boston, Frank dijo: "si nos fijamos en los programas de capacitación que están desarrollando los políticos en las ciudades, a menudo parecen poco realistas". Por ejemplo, vemos que la demanda de desarrolladores de software está en aumento, mientras que la demanda de taxistas está disminuyendo. Así que podríamos pensar: ¿por qué no enseñamos a los taxistas a programar y todo solucionado?

Sin embargo, está claro que esta estrategia realmente no puede funcionar a largo plazo porque, aunque enseñáramos a los taxistas a programar, no podríamos proporcionarles todas las habilidades complementarias necesarias para ser desarrollador de software y usar esos conocimientos de programación. Si pudiéramos proporcionar una mejor representación de las habilidades necesarias para las oportunidades de trabajo en auge, tal vez entonces podríamos ayudar a los trabajadores a sobrevivir y prosperar en la era de la transformación digital. En esta versión actualizada de una entrevista anterior para Digital Masters, Frank compartió información importante sobre los siguientes temas:

  • Por qué los trabajadores de las ciudades más grandes se verán menos afectados por las tecnologías emergentes.
  • Qué trabajos es menos probable que sean reemplazados por la tecnología.
  • Tecnología competitiva y en expansión, y cómo afecta a la fuerza laboral.
  • Polarización del empleo: qué es y por qué es importante.
  • Por qué la automatización inteligente nos obliga a reconsiderar la forma en que se realiza el trabajo.

Esperamos que disfrute de la conversación.

Appian: Para comenzar, háblenos de su experiencia y de la investigación que está haciendo en el MIT Media Lab.

Frank: Con mucho gusto. Estudié informática, estadística y matemáticas aplicadas. Sin embargo, me centro en las ciencias sociales computacionales, en las cuales se analizan el comportamiento humano y los fenómenos sociales utilizando datos y cálculos. Particularmente, he examinado los efectos de la automatización en el mundo laboral en Estados Unidos, sobre todo en cuanto a cómo afecta a las ciudades.

"En el MIT Media Lab, nos centramos en el análisis en profundidad de la relación entre las profesiones, las habilidades y la tecnología. Luego, tratamos de identificar qué profesiones pueden beneficiarse de la naturaleza complementaria de las nuevas tecnologías y cuáles pueden verse amenazadas y competir directamente con ellas".

 

Appian: En algunos círculos, la robótica, la automatización y su futuro impacto en los trabajos generan una gran preocupación. Los críticos hablan de la inminente revolución del aprendizaje automático, los algoritmos, los chatbots, el reconocimiento de voz y la automatización inteligente. ¿Qué opina de esta visión pesimista?

Frank: Según nuestra investigación en el MIT, creo que la tendencia de la automatización no es tan alarmante, al menos no en términos de las tecnologías en uso y en desarrollo actualmente. No obstante, sí hay ciertas profesiones y ciertos sectores que deberían preocuparse por la automatización.

Appian: ¿Puede darnos algunos ejemplos?

Frank: Por supuesto. Por ejemplo, los conductores de camiones compiten directamente con los vehículos autónomos, ya que no se trata de una tecnología complementaria para ellos.

"Pero la diferencia entre los debates actuales sobre la automatización y los debates anteriores es la inteligencia artificial, es decir, tendencias como el aprendizaje automático y los asistentes digitales, porque estas tecnologías complementan a los trabajadores altamente calificados".

Appian: ¿En qué sentido?

Frank: El aprendizaje automático, por ejemplo, ayuda a los programadores informáticos a comprender mejor los datos. No es una amenaza para ellos. Los programadores no están perdiendo sus trabajos por culpa del aprendizaje automático. Los camioneros (por el contrario) sí se ven amenazados por los vehículos autónomos. Por lo tanto, podemos yuxtaponer el caso de los programadores informáticos y el de los conductores de camiones.

Appian: Retrocedamos para comprender mejor el panorama general. Volvamos a su investigación sobre el impacto de la automatización en las zonas urbanas en comparación con las zonas rurales. Ha dicho que algunas ciudades pequeñas se beneficiarán de la inteligencia artificial y la automatización porque están cerca de grandes instituciones que contratan a trabajadores cualificados, como bases militares, universidades importantes y laboratorios de investigación corporativos. En su opinión, ¿en qué zonas geográficas tendrá mayor beneficio la automatización?

Frank:

"Con las tecnologías cognitivas y la IA, estamos viendo muchos más beneficios en las ciudades principales de la costa este, donde se usan para complementar las habilidades en sectores altamente especializados como la industria tecnológica y los servicios financieros, que tienen muchos trabajadores del conocimiento altamente cualificados".

También estamos encontrando esto en Silicon Valley, Los Ángeles, Portland y Seattle.

Appian: En resumen, ¿crees que la automatización creará más empleos de los que reemplazará?

Frank: Esa es una pregunta muy complicada. A cualquier persona que analice seriamente estas tendencias le puede resultar difícil hacer una predicción precisa. Entonces, una forma de verlo es considerar que las nuevas tecnologías indudablemente generan nuevos empleos. Pero es muy difícil hacer un pronóstico. Thomas Watson, el expresidente de IBM, dijo en 1943 que quizás solo había espacio en el mercado mundial para cinco ordenadores. Sin embargo, hoy en día todo el mundo lleva uno en el bolsillo o en la mochila.Si pudiera predecir las nuevas oportunidades laborales que surgirán con las tecnologías emergentes, no escribiría trabajos de investigación [risas], crearía una empresa.

Appian: También ha dicho que uno de los mayores impactos de la automatización es que está redefiniendo el trabajo. ¿Qué quiere decir con esto?

Frank: Quiero decir que hay que tener en cuenta otro aspecto, que es que la tecnología a menudo cambia las habilidades que se requieren para ciertas profesiones, y este cambio puede darse con el tiempo, en función de la demanda de tareas y habilidades específicas. Por ejemplo, piense en un brazo robótico en una cadena de montaje. Está diseñado para hacer una tarea muy concreta. En el caso del aprendizaje automático, existen algoritmos diseñados para resolver un tipo específico de problemas. Por lo que cada algoritmo tiene un alcance bastante limitado.

"La cuestión es que la automatización se está llevando a cabo a nivel de tareas y habilidades específicas. Y la demanda cambiante de trabajadores que puedan realizar estas tareas y que cuenten con estas habilidades generalmente conduce a recortes de plantilla y salarios más bajos en el mercado laboral".

(No se pierda la última entrega de esta entrevista en dos partes sobre el auge de la automatización inteligente con el investigador Morgan Frank del MIT Media Lab).

Suscríbase al Semanal de Appian